jueves, 16 de agosto de 2012

Los toros desde la barrera; I Carrera x Montaña de Albentosa (12/08/2012)


Cortesía de Javier Yaya, aquí tenemos el podium
en categoría absoluta femenina de la I CxM Albentosa
He elegido el podium femenino en categoría absoluta como imagen inicial de esta nueva entrada porque creo que puede simbolizar perfectamente un punto y seguido en lo que ha sido la organización de la primera edición de la Carrera x Montaña de Albentosa, evento en el que nos hemos embarcado un pequeño grupo de entusiastas corredores habituales del trail y cuya celebración refleja más de dos años de inquietudes y anhelos por conseguir que en nuestro pueblo, para unos el de verdad y para otros como agregados, pudiera disfrutar de lo que implica la celebración en un pequeño pueblo de una carrera de montaña. Todavía recuerdo como si fuera ayer el germen de lo que el pasado domingo acabó convirtiéndose en un sueño hecho realidad; el amigo Pepe Alegre, desde su experiencia en la organización de la Perimetral de Javalambre, comentó la ilusión por que su pueblo tuviese su propia carrera de montaña y a partir de ese momento, con alguna que otra discontinuidad, ese pequeño grupo de valientes del que no dará nombres por no dejarme en el tintero a nadie empezó a trabajar para prácticamente un par de años después poder ofrecer a nuestro pequeño pueblo una experiencia que, creo, no podrá olvidar en mucho tiempo.

Esta otra, cortesía de Javier Serra, nos muestra
la imagen de la carrera, todo un éxito que debemos
a Beatriz Bertolín
Albentosa se encuentra al sudeste de la provincia de Teruel, dentro de la Comarca Gúdar-Javalambre. Los actuales 310 habitantes se reparten entre cinco núcleos urbanos. El principal es Albentosa, junto a la Venta del Aire, Estación de Mora, Fuen del Cepo y los Mases.
Tan solo 50 Km. separa Albentosa de su capital Teruel. Respecto a Valencia son 96 los Km. a recorrer por la Autovía Mudéjar (A-23), que enlaza Teruel con Valencia. Las dos ciudades se encuentran comunicadas también por ferrocarril con Albentosa, mediante la estacion de Mora de Rubielos.
Para los más curiosos resulta de interés aproximarse al origen del topónimo Albentosa, el cual tiene reminiscencias árabes. Su nombre figura por escrito por primera vez en los Anales de Zunta, cuando en ellos se hace referencia a los límites de los estados de Aragón durante el reinado de Jaime I.
El vestigio más antiguo sobre doblamiento en el término municipal de Albentosa se localiza en un asentamiento del calcolítico. Se trata de los yacimientos del Cerro del Molino y el del Morón Royo.
Más tarde, y de época ibérica se han descubierto yacimientos arqueológicos en la zona de Ituelo y en la del Cerrito de Más Blanco.
De época romana, parece ser que en la zona de la Piedra del Águila se han hallado restos de una calzada romana.
Durante la ocupación y asentamiento musulmán, Albentosa fue punto intermedio entre el Reino Taifa de Albarracín y la colonia morisca del castillo de Bejís y Montán, aunque los bereberes ya estaban establecidos con anterioridad en la zona con las familias Banu Razin y Banu Hu, ambas de origen y procedencia cordobesa. En aquel momento Albentosa contaba con 70 personas que ocupaban un total de 15 casas, pertenecientes todas ellas en su conjunto al Reino de Albarracín, allá por el año 1106. En el año de 1145, Albentosa pasó a pertenecer al Rey moro de Valencia, Abu Said.
Más adelante, su posición en el extremo del Reino, hizo que Albentosa representara un papel relevante en la Edad Media. En 1196 pasó a manos de los Templarios mediante la Orden del Temple a raíz de una cesión del rey Alfonso II. En 1233 fue perdida en beneficio del rey moro de Segorbe. Finalmente, y ya en 1242, pasó a integrarse en la Corona de Aragón bajo el mandato de Jaime I.
Resulta destacable el hecho de que durante los siglos XII y XIII, existió en Albentosa la Real Cofradía de Nuestra Señora de los Ángeles, una de las más antiguas de la actual provincia de Teruel. De ella podían formar parte tanto hombres como mujeres, siendo su finalidad ejercer la caridad entre sus asociados, asistiendo a enfermos, socorriéndoles pecuniariamente y solemnizando sus entierros y funerales. El propio rey Jaime I, se hizo cofrade para poder asistir a las omnímodas cenas que se celebraban. En uno de sus pasos por el municipio, cedió a cambio a Albentosa, entre otros presentes, el Molino de Arriba, de propiedad real hasta ese momento.
Posteriormente, durante la época feudal, Albentosa pasó por las manos de varios gobernadores como la Familia Carrascosa hasta que en 1509 fue cedida al Conde de Aranda.
Cabe remarcar la notable importancia de Albentosa durante la guerra de la Independencia por su situación estratégica a caballo entre el litoral valenciano y tierras aragonesas.
Durante las guerras carlistas Albentosa y sus alrededores sufrieron cruentas batallas protagonizadas por el general Cabrera y el general Pavía. Una de las consecuencias más desastrosas fue la completa destrucción del barrio de Fuen del Cepo.

Pasó el tiempo y llegó el 2012 y con él el empujón definitivo a la organización de esta primera edición de la Carrera x Montaña de Albentosa. Después de darle muchas vueltas, a la cabeza y al término, conseguimos dar forma al recorrido de la misma, recorrido que todavía tuvo alguna variación que consiguió darle a la carrera un contenido más montañero al inicialmente previsto. Una vez definido el recorrido empezamos a darle forma al desarrollo del resto de aspectos de la carrera: difusión, patrocinios, cartelería, etc. Debo confesar que en algún momento del año llegué a pensar en que finalmente nos quedábamos sin carrera para el 2012. Unamos el factor "poca gente" al factor "estamos muchos fuera del pueblo" y ello daba como resultado un resultado de "poco avance". Sin embargo poco a poco conseguimos dar forma a las cosas y nos pusimos manos a la obra para dar difusión a la carrera y tratar de conseguir una participación interesante para esta edición. Las cosas fueron lentas pero el caso es que al final, casi sin darnos cuenta, llegó el verano y, sin solución de continuidad, nos plantamos en la semana de la carrera. Personalmente han sido días estos últimos de mucho trabajo pero de una inesperada tranquilidad, al menos hasta el día de la carrera. Todos los detalles iban quedando cerrados y sin pausa el círculo iba cuadrando. Y así, con algún que otro susto en forma de no haber pensado en algún detalle (o no haber sido capaces de resolverlo con anterioridad) nos plantamos en el día H, 12 de agosto de 2012, en el que todo el trabajo tendría reflejo, positivo o negativo en una carrera que ahora sí, no tenía marcha atrás.

12 de agosto de 2012, 06.00 a.m.
Con el cielo todavía sin clarear tocaba diana y había que arrancar con energía para intentar cerrar esas cosas de última que inevitablemente sabíamos que iban a aparecer. Enseguida nos pusimos manos a la obra con la gente de la Comarca Gúdar-Javalambre para dar forma a la salida con las vallas el arco de salida/meta y el cronómetro de manera que cuando empezasen a llegar los protagonistas estuviese todo en su sitio. Problemas de última hora con el sistema informático retrasaron todo un poquito pero al final poco a poco, ambientados en todo momento por Jaime, espiquer.com, las cosas acabaron por salir y cuando empezaron a  llegar los corredores ahí estábamos para recibirlos con la mejor de nuestras sonrisas y el ánimo de ofrecerles una buena mañana de montaña. A medida que fue clareando quedó evidente que el calor nos iba a dar una pequeña tregua y que no iba a ser tan fuerte como se esperaba (hasta en eso tuvimos mano, jeje). Y empezó el desfile de correrdores, algunos, los menos, desconocidos para mí, pero la mayoría amigos y conocidos a los que no me queda otra que agradecerles el habernos acompañado en el nacimiento de nuestra carrera de montaña. Me permitiréis que no cite a nadie porque esta vez sí que eráis muchos y os dejaré en el camino pero vaya desde aquí mi eterna gratitud a todos los que estuvisteis aquí apoyándonos de igual manera que la traslado a los que sin poder asistir estuvisteis en todo momento dando ánimos desde las redes sociales en los meses anteriores a la carrera.
Con Leyre, que estaba vez defendía
el "honor" familiar
Y casi sin darme cuenta llegó el momento; me costó mucho pero pude evitar situarme en la línea de salida dispuesto a correr.... el momento de la salida fue uno de los más emotivos para mí. Por un momento pude olvidar los problemillas y las tensiones de última hora y centrarme en ver salir a la gente hacia lo desconocido, a dar buena cuenta del recorrido que les habíamos preparado. Una vez dada la salida otra vez a centrarme en tratar de atender los detalles que iban surgiendo de manera inevitable. Primer susto del día cuando una llamada me traslada que en el primer avituallamiento se habían quedado sin agua... Imposible!!!!. Afortunadamente fue una falsa alarma y había líquido de sobra. Segundo susto cuando me comunican que algunos corredores se estaban perdiendo en un punto concreto (pedimos disculpas por ello aunque creo que en general el marcaje tenía pocos defectos), Y así llegaron las carreras infantiles así que por un momento volví a desconectar para tratar de disfrutar de las caras y de las carreras de los más peques, entre ellos mi niña, Leyre, que volvía a ponerse un dorsal (creo que la foto lo dice todo). Después del subidón a seguir con la tarea. Poco a poco llegaban noticias de la carrera, meta volante, primer avituallamiento, cierre del segundo control, más pasos por avituallamientos. Afortunadamente las noticias eran siempre normales, sin incidentes, así que poco a poco fui relajándome y disfrutando del espectáculo. Y así, casi sin darme cuenta, a la par que acababan las carreras infantiles, se plantaba en meta el primer campeón de la CxM Albentosa, el amigo Juan Navarro, la abuela, que está que se sale.

Parte de los artífices de esta primera edición de la CxM Albentosa
Cortesía de Javier Serra
Y aquí sí que fue casi una liberación. Desde la llegada del primer corredor todo fue un rosario de emociones; desde ver la entrada de un campeón, bueno de todos los campeones, la de Pepito, primer local, la de Miguel que me llenó de orgullo y emoción... en fin, la de tantos y tantas amigos y amigas. En el momento de la llegada se trataba de intentar que tod@s estuvieseis como en casa: bebida fresca, bocata de jamón, de Teruel, claro, y un avituallamiento surtidito para que los héroes del día repusiesen fuerzas antes de un reparador baño en nuestras fresquitas piscinas. Y así hasta el final, ahora sí disfrutando como un loco: entrega de premios, con algún que otro descuido y subidón final como veis en la foto. En fin, qué más se puede decir; las palabras que hemos recibido por parte de los corredores el mismo día y los siguientes son recompensa más que suficiente para todos los que nos hemos currado este evento. Solamente puedo agradecer a los patrocinadores, colaboradores, corredores, voluntarios y demás gente el apoyo recibido para hacer realidad este sueño. Pero sobre todo quiero dar las gracias a un pueblo, entero, volcado con SU carrera y que, debo confesar, me sorprendió gratamente con su entrega desde primerísimas horas de la mañana. GRACIAS a todos y, por supuesto, amenazamos con volver. Anotad esta fecha....

11 de Agosto de 2013, II CxM Albentosa
Prometemos más y mejores cosas y como decíamos antes de esta primera edición, ¿os lo váis a perder?

Y para acabar, a falta de tracks de mi participación y demás cosas habituales, con la venia del maestro Kike Gallego, la carrera desde dentro. ¡Espectacular!




3 comentarios:

Vicente Olucha dijo...

Ya puedes respirar, que te salido todo muy bien, has relatado muy bien el esfuerzo que cuesta organizar una carrera
Desde luego que para Albentosa, habrá sido la expectación del año, eso se notaba en las caras de los vecinos

Saludos

Celina dijo...

Felicidades! el trabajo bien hecho da sus frutos, así que disfrutarlo y a seguir soñando con hacerlo mejor aún el que viene. Me pilla un poco lejos, pero nunca se sabe

Maria Barreda dijo...

Muy bien, muy bien Roberto, pasamos todos una bonita mañana.